Lunes, 26 Agosto 2019 13:34

Un nuevo reto para Adriana Lucia Quijano, gerente de El Nuevo Día

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Egresada


Hobbies:
Ir a cine, viajar, realizar obras sociales.

Profesión:
Administración Financiera



 

Con una gran sonrisa y actitud arrolladora nos recibió Adriana Lucía Quijano Reyes, egresada del programa Administración Financiera y especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad de Ibagué en convenio con la Universidad del Rosario, y actual gerente del periódico El Nuevo Día.¿Por qué decide estudiar Administración Financiera?

R/: ¿Tengo que decir la verdad? (risas). Estudiaba en Bogotá, me casé y volví a vivir a Ibagué, decidí enfocarme en las matemáticas porque me llamaban la atención y me gustaban, siempre se me había facilitado esta área, y sabía que tenía todas las actitudes y cualidades para hacerlo. La combinación entre lo administrativo y lo financiero fue uno de los aspectos que me motivaron a estudiar esta carrera.

Una vez se graduó¿cómo inició el desarrollo de la carrera profesional?

Llevo 25 años trabajando, 23 de ellos en el sector financiero. Me gradué en 1994 y apenas salí de la Universidad tuve la oportunidad de entrar al Banco Industrial Colombiano, donde existía el programa Profesionales en entrenamiento, en el que trabajé solo nueve meses. Después, me ofrecieron ser la gerente de la Corporación Colmena, en ese tiempo había corporaciones de ahorro y vivienda: me desempeñé como gerente de la oficina que quedaba en la carrera Quinta con 30, ahí empecé toda mi trayectoria en el sector financiero y estuve tres años y medio, luego me ascendieron y pasé a la oficina principal. En total, fueron siete años laborando en Colmena.

Continué en el área financiera, de manera que después entré a trabajar de nuevo como gerente de la Banca empresarial y corporativa Tolima - Huila en Bancafé, Banco Cafetero, cargo que ejercí durante cinco años, después Davivienda compró Bancafé, pero, de igual forma, seguí siendo gerente de Banca corporativa, luego fui jefe de zona y al final gerente regional de Davivienda. Digamos que esa ha sido toda mi trayectoria durante los 23 años en el sector financiero.

 ¿Cómo fue todo el proceso para alcanzar estos logros laborales?

No es fácil, pero la responsabilidad, la dedicación y la formación del sector financiero lo llevan a ser una persona muy organizada, una persona de procesos, y todo esto se relaciona de manera directa con una formación llena de disciplina. Hay algo muy importante también y es tener buenas relaciones con todo el grupo de clientes, con la ciudad y el departamento; la suma de todos estos factores me permitió crecer dentro de las organizaciones.

 ¿Cómo llegó a ser gerente del periódico El Nuevo Día?

Llegué por un proceso que hizo el periódico por medio de una empresa cazatalentos. Ellos querían una persona con trayectoria importante en el sector empresarial, con formación gerencial, conocimiento del departamento y buenas relaciones en los diferentes sectores de la ciudad, de manera que evaluaron mi perfil y así llegué a asumir este reto.

 ¿Cuál es el principal objetivo por cumplir en este nuevo cargo?

Mi objetivo principal es que el periódico cumpla una función muy importante en la ciudad: ayudar a crecer y ser un ente vivo que aporte día a día por medio de la noticia y la información; que este sea para Ibagué y el Tolima, un objetivo de inversionistas y personas ajenas al departamento. Yo creo que la responsabilidad que tenemos es muy grande, y mi principal reto es dar al periódico un enfoque más empresarial y más económico.

 ¿Cómo proyecta su vida en un futuro?

¡Ay, Dios! (risas). Definitivamente mi vida la proyecto trabajando, soy enamorada del trabajo y de la actividad, soy muy activa y llena de energía, así que mi proyección, por ahora, es seguir trabajando  hasta cuando pueda.

Con este nuevo reto, que ha sido muy emotivo para mí, ya que es un tema totalmente diferente porque tiene componente social, y eso lo hace fascinante, creo que me veo haciendo cosas por la ciudad y el departamento.

¿Qué anécdotas y experiencias tiene de la Universidad de Ibagué?

Mi carrera fue muy especial, porque estuve embarazada. Casi no termino (risas), no por no juiciosa, sino porque tuve a mis dos hijos mientras estudié; cuando nació mi hijo mayor, dejé de estudiar un semestre, porque nació en la mitad del periodo. Luego, mi esposo fue trasladado a otra ciudad, y paré un año de estudiar porque me fui con él.

Por lo anterior, tengo muchas anécdotas. Una de ellas es tener muchos amigos porque estudié con tres grupos diferentes, pues estudiar y estar embarazada era difícil, todo el mundo joven y yo con mi barriga de embarazada, pero así iba y jugaba billar en la esquina con mis amigos.

También recuerdo cuando teníamos que estudiar y hacer trabajos en grupo, nos tocaba reunirnos en mi casa porque yo ya tenía un chiquitín, por esta razón estudiaba y cuidaba a mi hijo al lado en el corral.

Mis anécdotas son lindas, porque los profesores me consentían mucho. Tenía un profesor que no tomaba lista hasta que yo no llegara con mi barriga gigante, que no me cabía ni en el pupitre; en ese tiempo, la Universidad era muy pequeña, por consiguiente todos nos conocíamos. Era un ambiente de estudio y de vida muy rico con los profesores y estudiantes.



¿Qué hace en sus ratos libres?

Hago ejercicio. Soy apasionada por el ejercicio y en mis ratos libres no falta mi sesión de gimnasio. Vivo sola con mi esposo, así que compartimos mucho; nos encanta ir a cine y salir a comer, también aprovecho los fines de semana para compartir con mis papás, ya que tengo a los dos.

Otro de mis hobbies es viajar y conocer nuevos lugares.¡Ah!, y no se me puede olvidar otra actividad que me gusta mucho y está direccionada a lo social: tengo varios grupos de ayudas con los que realizamos obras sociales, entonces aprovecho los sábados en la tarde, para ir al (hospital) Federico Lleras a visitar a los niños con cáncer, les brindamos recreación y diversas actividades. También tenemos unos sábados determinados del mes para llevar sopitas a los indigentes en el parque López de Galarza. Otra obra social que llevo a cabo es en la cárcel, allí vamos y les ofrecemos un rato agradable con el grupo de Emaús.

¿Para usted qué representa ser egresada de la Universidad de Ibagué?

Para mí es un orgullo grandísimo, porque comencé a estudiar cuando la Universidad era muy pequeña, en esa época eran cuatro facultades, y ahora ver cómo ha crecido durante todos estos años, no solo en infraestructura sino también en programas de pregrado y posgrado, de verdad es un orgullo, ver que es de nuestra tierra, que la crearon y la fundaron grandes personajes tolimenses apostándole a esta ciudad y a la educación. Y otro orgullo para mí es haber sido miembro muchos años del Comité Financiero y del Consejo de Fundadores, de tal forma que he sido testigo del crecimiento y de ver cómo está mejor posicionada la Universidad cada día con los procesos de acreditación.

¿Qué decirle a los estudiantes que en estos momentos están cursando Administración Financiera?

Que tienen todas las posibilidades para salir y conseguir un trabajo que se ajuste a sus necesidades y a las expectativas que tengan. Nosotros como empresarios siempre hemos visto que los estudiantes de la Universidad de Ibagué tienen formación académica y de valores, y creo que eso es clave al momento de realizar un proceso de selección. Yo pienso que cuando uno busca a una persona y sabe que viene de la Universidad de Ibagué, hay total tranquilidad de que es un buen profesional.

 Por: María Fernanda Alvarez, periodista, Unibagué.

Visto 315 veces Modificado por última vez en Miércoles, 28 Agosto 2019 15:41

Medios

Más en esta categoría: La versatilidad de un egresado »